Cargando
 
 
La llegada de la gastronomía internacional al país exige la investigación y la innovación en insumos agroindustriales.
 
 
El SENA incentiva la investigación encaminada a la promoción de las ‘locomotoras’ del Plan Nacional de Desarrollo.
 
 
El tomatillo es un producto de la cadena hortícola con alto potencial exportador.
 
El cultivo y la comercialización del tomatillo en Colombia se fortalecen gracias al aporte investigativo del SENA
 
 

El SENA es la Entidad líder mediante la cual el Estado, según la Ley 29 de 1990, promueve y orienta el adelanto científico y tecnológico, estimula la capacidad innovadora del sector productivo, fortalece los servicios de apoyo a la investigación científica y al desarrollo tecnológico, e  incentiva la creatividad y el emprendimiento.

 

Esta es una Entidad que contribuye al logro de la competitividad del país a través del incremento de la productividad de las empresas y regiones; la inclusión social de personas y comunidades vulnerables, y mediante la transferencia de conocimiento y tecnologías. Es por ello que la estrategia de formación está orientada al desarrollo de habilidades investigativas y de promoción de competencias innovadoras.

 

De acuerdo con este contexto, el SENA a través de TecnoParque Bioindustrial Los Olivos, ubicado en El Santuario, Antioquia, adelanta  una investigación de base tecnológica para la producción de tomatillo, una especie promisoria en Colombia.

 

El tomatillo (Physalis ixocarpa) también conocido como tomate de cáscara, miltomate, tomate verde o tomate mexicano, es una planta originaria de México donde se ha cultivado por cientos de años, y hace parte de su cocina tradicional; igualmente son conocidos los cultivos de esta planta en California, Estados Unidos.

 

Sin embargo, el SENA con un grupo conformado por instructores, aprendices y egresados, se dio a la tarea de adelantar una investigación aplicada que los  llevara a conocer a profundidad las características de la fruta como: siembra, variedades, fertilización, desarrollo de la planta, adaptación, enfermedades, plagas, cosecha, rendimiento, calidad, almacenamiento, entre otras.

 

El objetivo de la investigación aplicada al cultivo de tomatillo es generar la tecnología  para la producción más limpia de esta especie promisoria para la región del oriente antioqueño y para el país con carácter exportador, con un alto componente de valor agregado a la cadena productiva hortícola, ya que se vinculan todos los eslabones de la misma que inicia desde la consecución de los  proveedores de semillas y finaliza con la comercialización de la producción.

 

Según cálculos adelantados, este tipo de cultivos produce 15 toneladas por hectárea y cada una, genera alrededor de $12 millones. Para los primeros meses de 2012 se espera entregar a las empresas comercializadoras vinculadas al proyecto, una producción escalonada de entre dos y tres toneladas al mes, para suplir las demandas de los restaurantes de gastronomía tradicional mexicana en Colombia.

 

Esta especie agrícola, además de ser utilizada para su consumo en  fresco, tiene amplias aplicaciones en los  procesos  gastronómicos por su alto valor nutritivo y su capacidad de uso en diferentes recetas culinarias, y como insumo agroindustrial en la elaboración de salsas, pastas y deshidratados, entre otros. 

 

En este proyecto participan, además de los aprendices de tecnólogo en Producción agrícola, tecnólogo en Producción de empresas agropecuarias y técnico en Producción agropecuaria ecológica de los municipios del oriente antioqueño, el Convenio SENA -  Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los ríos Negro y Nare -Cornare- TecnoParque, con todo el esfuerzo humano y técnico que ésto implica.

 

Los aprendices y egresados al vincularse al proceso, tienen abierta la posibilidad de crear  unidades productivas empresariales en las cuales generarán no solo su propio empleo sino el de otras personas."El cultivo de tomatillo no sólo me ha dado la oportunidad de aplicar el conocimiento adquirido durante la formación en el SENA sino una posibilidad real de obtener una fuente de ingreso, y  a mediano plazo el generar empleo a otras personas de la región”,  advierte Diego Mejía,  egresado SENA de tecnología en Producción Agrícola y actual administrador de la granja del TecnoParque Bioindustrial Los Olivos.

 

Esta experiencia servirá para recoger información válida para brindar formación en este campo y ofrecer transferencia de conocimiento a lo largo y ancho del país. “Desde  el TecnoParque  Bioindustrial Los Olivos se dará toda la asesoría y la transferencia tecnológica para los productores de esta especie, especialmente para aprendices de los programas de tecnología en Producción Agrícola, del SENA, a los egresados del área  y Jóvenes Rurales Emprendedores”, asegura Hernán Darío Rodríguez Mariaca, instructor líder del proyecto.

 

Con proyectos como éste, la  Entidad da muestra de su compromiso con el país  y con el Plan Nacional de Desarrollo, en su intención de promover las ‘locomotoras’ para el crecimiento de las regiones, en este caso la del  sector agropecuario.

 
    
 
Subir