Cargando
 
 
Los Microorganismos permiten realizar un control ecológico de plagas y hormigas que afectan la actividad agrícola.
 
 
Por su origen natural, los microorganismos también pueden emplearse en las granjas avícolas, no sólo para control de parásitos sino para enriquecer de manera sana los alimentos y el agua que consumen las aves.
 
 
El tratamiento de aguas residuales también es posible con esta combinación de bacterias, hongos y levaduras, tanto en su tratamiento como para erradicar los malos olores.
 
Microorganismos eficientes mejorarán la rentabilidad de pequeñas unidades productivas
 
 

Con la implementación de hongos, levaduras y bacterias, de origen totalmente natural, desde hace tres años la Regional SENA Valle del Cauca realiza una apuesta ecológica y rentable para los productores de especies menores en todo el país.

 

El proyecto consiste en la investigación, desarrollo e implementación de una combinación benéfica de microorganismos (especialmente bacterias, hongos y levaduras) llamados microorganismos eficientes, que simultáneamente mejoran las condiciones ambientales, realizan control de ectoparásitos y elevan la calidad de la dieta alimenticia en animales de granja, lo cual se traduce en una mayor rentabilidad para las unidades productivas.

 

“Aplicando nuevas tecnologías basadas en la producción limpia, como es el caso de la utilización de microorganismos eficientes, el Centro evalúa el beneficio que éstas tienen para el desarrollo de la productividad en las unidades, permitiendo además que los procesos se desarrollen de forma eficiente y amigable con el medio ambiente”, explicó Andrés Martínez Sarmiento, instructor del Centro Latinoamericano de Especies Menores –CLEM-, en Tuluá.

 

Bajo la orientación de Andrés y otros dos instructores del CLEM, Luis Alberto Jiménez y Jhonny Alexander Núñez, aprendices de los programas de formación del Centro, han realizado la aplicación de estos microorganismos eficientes en unidades avícolas y de porcinos, conejos y cuyes; también en pozos sépticos y unidades agrícolas.

 

En los galpones, el agua y el alimento de las gallinas han sido enriquecidos con los microorganismos eficientes, que igualmente sirven para la reducción del amoniaco NH3, el control de ectoparásitos y la eliminación de malos olores.

 

Las unidades porcícolas también se han visto beneficiadas con el control eficiente y natural de parásitos, así como por la aceleración en la compostación de desechos orgánicos sólidos.

 

Otros beneficios de los microorganismos eficientes se evidencian en las unidades agrícolas con el control limpio de plagas y hormigas, y con una mayor calidad de nutrientes, gracias a su incorporación en los abonos orgánicos.

 

Al referirse a este aspecto del proyecto, el instructor Núñez dijo que “con la preparación de los abonos orgánicos, realizados por los aprendices, y la aplicación de microorganismos eficientes, las bacterias ayudan a la aceleración del proceso de descomposición de la materia orgánica, lo cual permite un abono de gran calidad y de óptimas características microbiológicas para la siembra de material vegetal (forrajes)”.


La dieta de los cuyes, para garantizar su mayor peso, y el control integrado en el tratamiento de mixomatosis, en los conejos, son otros de los beneficios aportados por la aplicación de los microorganismos, que son eficientes además tanto para  el control de zancudos y malos olores en los pozos sépticos, como para el tratamiento de aguas residuales.

 

Así, con innovación tecnológica, responsabilidad social y ambiental, el SENA contribuye a mejorar el rendimiento de las pequeñas unidades productivas de los colombianos.

 
    
 
Subir