ir sitio oficial SENA
Cargando
 
 
En cualquier lugar y con pequeñas cantidades de tierra se pueden cultivar estas verduras orgánicas.
 
 
Lechugas, repollos, apio, zanahorias y tomates, son los productos que más se cultivan en la agricultura urbana.
 
Cultivos campesinos de ‘ciudad’
 
 

Bogotá, 9 de marzo de 2012.- Verdes, marrones, anaranjados o morados, son los variados colores que adornan los platos de ensaladas, tubérculos o algunas verduras,preparados por muchas amas de casa para dar de comer a sus hijos.

 

Aunque algunos de estos menús son humildes, ninguno pierde su característica alimenticia;sumado al hecho de que son cultivadosen ciudades o pueblos de manera orgánica -con abonos y fungicidas naturales,no perjudiciales para la salud ni para el medio ambiente-.

 

Son productos que hacen parte de la técnica denominada agricultura urbana o periurbana,que abarca no sólo los cultivos, sino, también, la ganadería, la pesca y la forestación. Estas prácticas se realizan en terrenos y lugares residenciales (balcones, paredes o techos de casas o edificios, calles públicas o márgenes deforestadas de los ríos).

 

Esta actividad permite incrementar la oferta alimentaria de las ciudades, proveyéndolas de vegetales y frutos frescos.

 

 

Negocio verde


Un grupo de madres cabeza de familia del municipio de Soacha (Cundinamarca), localizado al sur de la capital de la República, que se encuentran en condición de desplazamiento forzado, pusieron en marcha tres unidades productivas de hortalizas orgánicas, gracias al apoyo del Programa Jóvenes Rurales Emprendedores y del Centro Industrial y de Desarrollo Empresarial, del SENA en este departamento.

 

Son 30 mujeres que decidieron organizarse productivamente para generar ingresos económicos, estar cerca a sus hijos, y  tener ‘a la mano’ sus alimentos, ante las duras temporadas climáticas que azotan los cultivos que crecen a la intemperie.

 

“Aprovechamos lo que el SENA nos enseña, tanto en la parte agropecuaria, como en las áreas de emprendimiento y contabilidad”, señala Gladys Gallego, una de las emprendedoras asociadas.

 

La agricultura urbana se realiza desde hace más de una década, pero no se había reconocido ni dado la relevancia necesaria. Revivió en Colombia debido los fuertes cambios climáticos,que se acrecentaron en el último lustro,porla presencia de los fenómenos del ‘Niño’ y la ‘Niña’ que han azotado a nuestro país, con sequias y lluvias.

 

Estas emprendedoras, que realizan labores de agricultura urbana, han contado con la capacitación y asesoría del SENA para el cultivo y comercializan de los productos en tiendas y restaurantes del municipio, así comoen veredas cercanas, como Cagua y la Veredita o el barrio Satélite de Soacha (donde se han realizado estos cultivos).

 

 

Ventajas


Según expertos, la agricultura industrial actualmente es muy costosa, debido a los altos gastos de transporte, insumos químicos, entre otros, pero que podría reducirse severamente si las ciudades produjeran localmente sus alimentos.

 

La agricultura urbana apoya la producción sostenible, pues no hace uso de pesticidas, fungicidas, sustancias peligrosas, ni conservantes, adicional a su relativa facilidad de comercialización.

 

Pese a que el aroma y sabor de los producto tradicionales difieren de los de la agricultura local, muchos consumidores de productos de ésta últimadicen preferirlos.

 

 

Inconvenientes


Como toda acción en la que interviene el hombre sobre su hábitat, la agricultura urbana presenta algunos inconvenientes de tipo social o ambiental: personas inescrupulosas podrían tomar terrenos privados desocupados para utilizarlos como huertos caseros clandestinos.

 

Si estas actividadesse realizan de manera incontrolada, pueden generarse problemas de  calidad de las aguas usadas para el riego, incluso, utilizar aguas residuales.

 

La práctica de la agricultura urbana requerirá, en un momento dado, de políticas y trámites, que van más allá de los aspectos agronómicos o sociales, en materia de ordenamiento urbanístico.

 
    
 
Subir