Cargando
 
 
La investigación, realizada por loa aprendices, cubrió veinte de las 140 veredas del municipio de Tumaco.
 
 
La tercera fase de la investigación se orientará a la identificación del principio activo de las 200 especies analizadas hasta ahora por aprendices SENA.
 
Retornando a las ‘raíces’
 
 

Pasto (Nar), 2 de abril de 2012.- Según datos encontrados en los inventarios nacionales de plantas, existen en Colombia cerca 540 mil ejemplares, distribuidos en varias colecciones y un sinnúmero de especies sin identificar, pues no se conoce su nombre científico o el principio activo que contienen. Según el herbario de la Universidad Nacional de Colombia, el país tiene una de las mayores reservas de diversidad florística del mundo,  con cerca de 40 mil especies, igualmente se cuenta con 517 ejemplares que cuentan con certificado Invima. Nariño es el departamento donde más especies de plantas se han encontrado.

 

Según el Herbario POS de la Universidad de Nariño, la Provincia Biogeográfica de la Amazonía presenta un total de 104 familias, 256 géneros y 431 especies. Para el piedemonte Andino-Amazónico se encontraron un total de 59 familias y 110 géneros de plantas vasculares representadas en 206 especies, de las cuales 94 fueron determinadas hasta especie, 100 hasta género y 12 morfotipos de plantas indeterminadas, de estas 10 determinadas hasta familia y 2 individuos de familias desconocidas. Muchas de estas plantas se encuentran en alguna categoría de amenaza y otras presentan importancia industrial y ornamental.

 

Por ello, un grupo de 20 aprendices del programa  ‘Técnico de Agrobiotecnología’,  del Centro Agroindustrial y Pesquero de la Costa Pacífica,  del SENA en Nariño, lleva a cabo proyectos de investigación, dentro de su proceso formativo,  sobre la riqueza natural y medicinal de la región, desde el pie de monte costero hasta Tumaco.

 

La identificación y recuperación del recurso natural es uno de los principales objetivos que se desarrollaron en la primera fase del programa de agrobiotecnología. También, se pretende identificar el principio activo de las especies nativas aún no identificadas y adelantar proyectos encaminados a su comercialización en la fitofarmacia.

 

Con este trabajo, se busca preservar el conocimiento ancestral de la medicina tradicional, y permitirles a las comunidades, con difícil acceso al sistema de salud, disponer de los proyectos de investigación realizados por los aprendices y publicados en la primera edición del libro ‘Plantas que Sanan de la Costa Pacífica’.

 

La Tía Tuta es una mujer que habita entre los lugares donde se encuentra este tipo de plantas y admirada por sus conocimientos, manifestó: “Las plantas naturales de la Costa Pacífica son la medicina con las que curamos a nuestro pueblo; es el pan nuestro de cada día para los dolores de estómago, de cabeza, la  gripe, en fin. Es raro ir al médico, sólo vamos  cuando estamos demasiado mal”.

 


Basto conocimiento


La primera edición del libro ‘Plantas que Sanan de la Costa Pacífica’ se logró gracias a la recolección de la información realizada por los aprendices, la cual se adelantó mediante recorridos por las diferentes veredas del municipio de Tumaco, donde pudieron redescubrir el conocimiento que las diferentes comunidades tienen de la medicina tradicional y la recopilación de distintas especies de plantas.

 

Para el aprendiz Carlos Portilla Melo, “esta investigación está encaminada a implementarse en diferentes áreas de la salud y lograr la recuperación de nuestra cultura y del conocimiento ancestral”. Dijo que hay países que han logrado su desarrollo a partir de la biodiversidad existente, como es el caso de Cuba, que es el pionero de la biotecnología y la salud alternativa.


 

Renacer de lo natural


Para el instructor Mario Andrés Salcedo, el proyecto es un redescubrimiento de la medicina tradicional, orientado a beneficiar a las comunidades y estimular el desarrollo  de la región, mediante el uso de productos curativos.

 

La recolección de la información la realizaron los aprendices de la comunidad rural y urbana. La iniciativa partió por la práctica que han realizado ancestralmente los afro descendientes para la cura de diversas enfermedades.

 

“Entre mis propósitos está el de  investigar más a fondo la planta llamada ‘bolsa de toro’, utilizada por la población tumaqueña para curar problemas renales. Esta planta crece naturalmente en parques, jardines, en cualquier sitio que ella encuentre las condiciones ideales para desarrollarse”, expresó el aprendiz Julio Banguera.

 

Banguera explicó que una vez ubicada la planta, se  procedió a tratar de extraerle el aceite esencial, pero que desafortunadamente este procedimiento no funcionó, por lo que se está en la  búsqueda de un procedimiento para su extracción.

 

 

Negocios muy ‘naturales’


Por su parte, los aprendices están generando ideas de negocio con las plantas encontradas e inventariadas en la obtención de aceites esenciales, deshidratación y pulverización de plantas aromáticas, elaboración de bebidas energéticas, jarabes curativos, entre otros. Todo este proceso se lleva a cabo con la infraestructura que se encuentra en las instalaciones del SENA, además buscando así mismo que después de todo este proceso se pueda obtener un registro Invima para poder comercializar todos los productos en el ámbito nacional.

 

El libro “Plantas que Sanan de la Costa Pacífica”, con cerca de 200 plantas con su nombre común, científico, usos, forma de preparación y de propagación, contó para su publicación con el apoyo del Centro Agroinsustrial y Pesquero de la Costa Pacífica, aunque no se cuenta con todos los equipos necesarios el apoyo ha sido incondicional para que estos jóvenes continúen con los proyectos de investigar, probar y comprobar las sustancias químicas, es un proyecto que por primera vez se realiza dentro de la región.

 

Con esto se ha logrado formular propuestas para fortalecer este proyecto en la identificación  avanzar en dos pasos, la investigación y socialización de lo que se ha encontrado en plantas, ahora la misión es identificar el principio activo que sería la tercera fase del proyecto.

 

Finalmente después de este largo proceso uno de los objetivos planteados es que las comunidades puedan aprovechar todos los recursos que se encuentran dentro de la región además de poner en práctica todos los conocimientos ancestrales y dar un buen uso a las distintas plantas medicinales encontradas.

 
    
 
Subir