Cargando
 
 
Obtener reconocimiento social y mejorar los procesos productivos al interior de la empresa son algunos de los beneficios que da la certificación de competencias laborales que otorga el SENA a los trabajadores. Foto: Oficina de Comunicaciones SENA.
 
 
John Jairo González adquirió nuevos conocimientos en aspectos como fundición y aleación de los metales y trabajo con piedras preciosas durante la formación en el Centro de Procesos Industriales del SENA Regional Caldas. Foto: Oficina de Comunicaciones SENA.
 
Certificación de competencias laborales: la joya más preciada
 
 

Manizales (Cal.), 16 de octubre de 2012.- Los primos Ángel Jairo Loaiza Amaya y John Jairo González Loaiza trabajan juntos en la fabricación de joyas, una tradición familiar que con el paso de los años los ha llevado a mejorar sus técnicas y a capacitarse para entregar un producto de calidad a los clientes que se acercan a su taller, ubicado en el centro de Manizales. Como parte de este empeño, ambos certificaron sus competencias laborales con el SENA Caldas en 2008, lo que les ha generado ventajas frente a los demás joyeros.

 

 

Me certifique en engaste de joyas y fue un gran beneficio ya que nos dio estatus. Cuando los clientes vienen y ven el diploma del SENA, eso les da mucha confianza de dejar sus joyas y oro pues es una entidad reconocida”, expresó Ángel Jairo.

 

 

Todo el conocimiento empírico que habían acumulado gracias a la enseñanza y consejos de otros primos, lo complementaron con la formación en nuevas técnicas y manejo de herramientas para su labor. “Lo de la certificación en el SENA empezó como un rumor de algunos joyeros de la ciudad y varios hablamos que sería una oportunidad muy buena que debíamos aprovechar para nuestro trabajo”, afirmó John Jairo.

 

 

Seguros de cumplir con los requisitos exigidos para desempeñar su oficio se acercaron al Centro de Procesos Industriales del SENA donde fueron certificados. “Es un reconocimiento que se le hace a personas empíricas, independientes o empleados por tener conocimiento y habilidades en un área ocupacional. Las normas de competencia laboral se elaboran según las necesidades del sector productivo y son creadas por las mesas sectoriales, entes de concertación compuestos por empresarios y trabajadores de un sector”, dijo Paula Andrea Álvarez, líder de evaluación y certificación de la Entidad en Caldas.

 

 

Renovación



La plata y el oro son las materias primas con las que Ángel y John Jairo elaboran joyas por pedido a sus clientes, actividad que consideran todo un arte. “No cualquier persona tiene la facilidad de tomar un metal y unas gemas que están en bruto y darles forma según las instrucciones e indicaciones de un cliente. Es algo muy bonito”, anotó Loaiza Amaya.

 

 

Precisamente por el amor y pasión que tienen por esta actividad, estos joyeros desde ya se decidieron a renovar la certificación de sus competencias. “Falta un año para que se venza el certificado y claro que voy a recertificarme. No hay que pensarlo dos veces porque voy a aprender cosas nuevas”, manifestó John Jairo, quien tiene enmarcado el diploma que le dio el SENA y está colgado muy cerca de su puesto de trabajo para que los clientes lo vean.

 

 

Para ellos el certificado ha sido un estímulo para su trabajo y un testimonio de la calidad con la que ejercen su oficio. “En la joyería se invierte mucho tiempo y dedicación a una joya, entonces les diría a otros joyeros que sacrifiquen unos minutos de trabajo para obtener ese certificado, pues les va a dar confiabilidad frente a los clientes porque estamos en un mercado muy competido donde si usted no tiene buenas condiciones ni un referente que certifique que usted es competente, está fuera”, indicó Ángel.

 

 

Además de las bases teóricas y prácticas de la joyería, estos primos esperan transmitir esa mentalidad de mejora continua de su labor y de sus capacidades a otros familiares. “Trabajé tres años con un primo, luego pasé a trabajar con John Jairo, con quien empecé a pulir algunos aspectos de mi labor y aprendí muchas cosas importantes. Hace poco entró el primo más pequeño de nosotros, y él va a seguir con la tradición de la joyería”, concluyó Loaiza Amaya.

 
    
 
Subir